Un cachorro en tu vida.

Por fin llegó el día ese en el que recogemos a nuestro deseado cachorro y lo llevamos a su nuevo hogar.

Para nosotros y aún más para él comienza un gran cambio, le separamos de su madre y empieza de cero en un entorno completamente nuevo.

Nuestra principal función en este momento será la de proporcionarle afecto y sobretodo tranquilidad absoluta durante un par de dias para evitar el estrés. No es la novedad ni el nuevo juguete de nadie, es un nuevo miembro de la familia que requiere cariño, comprensión y tiempo para inspeccionar y conocer su nuevo hábitat.

Le dejaremos algunos ratos sólo en el que será su cuarto o lugar de descanso (previamente habremos retirado cualquier peligro potencial), así conseguiremos que inspeccione y comience a asociar el olor con su nuevo hogar y poco a poco empezará a sentirse seguro.

Es posible que las primeras noches llore un poco, podemos colocar bajo la mantita un reloj de “tic tac” que imitará los latidos de su añorada mamá, pero no debemos ir al rescate ya que corremos el riesgo de que asocie lloro con atenciones; es preferible más noches de lloros que una vida de tiranías.

La mañana después le despertaremos muy temprano y le sacaremos a pasear, así evitaremos que haga sus necesidades en casa y acabará relacionando pipí con paseo. En esta fase debemos sacarle al menos 4 o 5 veces diarias ya que los cachorros tienen poco aguante.

A partir de los cuatro meses cambiarán los dientes, así que durante este periodo no deberían faltarle juguetes para morder evitando así que muerda lo que no debe.

Un buen truco es que sus juguetes no sean de la misma textura que las cosas que queremos evitar que muerda (ni tela, ni tipo cojín… etc), yo recomendaría juguetes tipo caucho que no se rompan en trocitos y que no sean durísimos para evitar que pueda descolocárseles la dentadura. Estos mismos juguetes de caucho podemos meterlos en el congelador un rato para enfriarlos y que calmen sus encías al morderlos.

Ya en su vida en familia debemos marcar una serie de reglas que seamos capaces de cumplir sin ceder nunca, si cedemos en algun momento nuetsro cachorro pensará que todo es negociable y será más complicado enseñarle.

BLOG 23

Algunas reglas básicas podrían ser:

* Unicamente come su pienso y siempre en su cuenco.

* Los perros no suben al sofá ni a la cama

* Los perros caminan, no van en brazos.

* Los dueños premian cada una de sus conductas correctas con algún premio tipo snack y efusivas caricias, sin embargo ignoran al animal cuando su comportamiento es erróneo, tipo ladrido compulsivo.

Olvidad todas esas leyendas de restregar al animal en su pipí en caso de que volvamos a casa y no se haya aguantado, no sólo no aprende ni entiende sino que lo estamos ensuciando!

Todo en su vida llevará un proceso de aprendizaje, no hay que desesperarse si no conseguimos el objetivo en el tiempo que estimamos razonable.

Todo esfuerzo tiene su recompensa, ÁNIMO!!!!

BLOG2BLOG22


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR